domingo, 13 de noviembre de 2011

Portabebés... de la mano de tu pareja

Una de las cosas que más me gustan de pasear utilizando Portabebés es, aparte de llevar a mi peque pegadito a mí, poder seguir disfrutando del paseo de la mano de mi pareja. Se lo comenté a mi marido muchas veces y finalmente, un día al llegar a casa después del paseo, lo propuse a mis comadres de la Red Canguro a través de su Foro... Inmediatamente VioletaRosa Elena, Delia Vanessa me enviaron unas preciosas fotos para el artículo, mientras que otras comadres me animaban a escribirlo para RC.

Quería aportar también alguna foto, pero no tenía ninguna e incluso tenemos muy pocas fotos de los tres juntos, puesto que nunca encontramos el momento para que alguien nos haga alguna y tener el bonito recuerdo de la familia. ¡Qué mejor además, tener una bonita foto de uno de estos momentos tan entrañables que quería transmitir!. El momento llegó el Martes 1 de Noviembre, día festivo, que quedamos con mi sobrina y aproveché para pedirle que nos hiciera unas fotos, explicándole qué era lo que quería en las mismas... le encantó la idea y además llevaba su cámara encima, así que mucho mejor que fotos realizadas con móvil. Ya tenía el texto y envié las fotos que me pasó mi sobrina. Después llegó el maravilloso remate, Aidi aportó un precioso vídeo de una pareja bailando un tango con su bebé de 5 meses en un fular y nos lo comentó. Yo acababa de verlo por Facebook y también pensé que era el colofón perfecto a lo que quería transmitir.

Ayer Sábado, me llevé la inmensa alegría de ver publicado el artículo en la Red Canguro y también os lo dejo aquí. Espero que os guste y que os haga pensar no sólo en las ventajas de los Portabebés, también en el amor a la pareja y a nuestros hijos, esos maravillosos frutos del mismo.


Portabebés…. de la mano de tu pareja

Artículo de Inmaculada para Red Canguro.
La llegada de un bebé, por lo general, conlleva tremendos cambios en la vida de la estrenada mamá, y por consiguiente, en la vida de la pareja. En la mayoría de los casos, fruto del amor de ambos, nace un pequeño ser totalmente indefenso y desvalido que precisa, no sólo alimento, sino también e igual de importante, calor, contacto, cuidados continuos, amor…
Si la pareja no tenía hijos y tenía por costumbre pasear por la calle de la mano, e incluso, agarrados del talle, se encuentra con que el bebé y el carrito cambian radicalmente sus paseos. El carrito debe ser llevado con los dos brazos y bien agarrado con las manos y debemos estar pendientes para hacer frente a innumerables barreras arquitectónicas, de las que anteriormente, ninguno de ambos miembros, eran por lo general conscientes: escaleras, aceras muy altas y/o muy estrechas, rampas, puertas que se resisten a abrirse y que se nos cierran en cuanto intentamos pasar con nuestro peque en el carrito, ascensores estrechos, pasillos en tiendas y comercios donde casi no caben dos personas que se cruzan (por tanto, menos todavía un cochecito de bebé), garajes públicos de vehículos sin ascensor, obras en la calzada y un largo etcétera; sin hablar si intentamos hacer una excursión o eramos aficionados al senderismo. Con todas estas dificultades es impensable intentar ir de la mano de tu pareja si tenías costumbre e incluso ir al lado de ella y de tu hijo/a.
El uso de un portabebés cambia la escena radicalmente, puesto que te olvidas de las barreras arquitectónicas, y además, puedes volver a pasear compartiendo en intimidad dicho paseo con tu pareja, de la mano y mirando ambos la carita del bebé, posiblemente dormido suavemente mecido por el movimiento del paseo y el contacto íntimo con mamá o papá. Momentos que nos llenan de ternura y que compartimos con una sonrisa con nuestra pareja y una mirada cómplice, orgullosos ambos de ese pequeñín/a fruto de su amor.
El bebé va creciendo y los gestos de cariño que ve en sus progenitores cuando van paseando, se convierten en algo absolutamente cotidiano y normal en su vida. Llegará un momento en que será también capaz de dar besos y caricias y de solicitarlos a la persona que lo portee en ese momento e incluso de la que va a su lado de la mano o del talle; compartiendo por tanto cariñosos y emotivos gestos familiares. Mientras, aunque los momentos de intimidad de la pareja no son tantos como lo eran antes o son más breves, podrán ser complementados con otros gestos de cariño y compenetración en los paseos con su bebé, que cuiden y fortalezcan la unión y el amor de la pareja.
Y no os perdáis este precioso baile :) :

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por pasarte!. ¡Gracias por tus palabras! :).

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...