lunes, 28 de enero de 2013

Las cosas que no debes decir nunca a una madre que da el pecho (o el biberón)

Quiero compartir un artículo que apareció en ABC y que me pasó mi marido sobre las grandes "perlas" en la lactancia materna y si, digo "perlas" porque todas son inciertas, porque minan la moral de la madre, porque hacen dudar continuamente y porque pueden dar al traste con la lactancia...

No puedo evitar sentirme triste cuando pienso en mi... en nuestra lactancia... ya lo he comentado alguna que otra vez y, a pesar de mi intento de relactación,... ojalá pudiera dar marcha atrás y corregir todos mis errores, sabiendo ahora todo lo que sé.

Escuché muchas veces todas o casi todas estas frases, desde muchos puntos, de muchas personas (todas ellas sin duda, siempre desde la mejor intención)... yo sola pasé y superé grietas, irritaciones, dolor... no descansar, no comer, no poder moverme de la cama hasta las 12:00 a las 13:00 horas..., pasé por una tendinitis que no me permitía coger en brazos a mi hijo... y un sinfín más de situaciones como cualquier madre primeriza, falta de información y de ayuda... pero todo esto no acabó con la lactancia, hasta que de pronto, mi gran pesadilla fue pensar en que se me estaba retirando la leche, que mi hijo no tenía suficiente, que no iba a ser capaz de alimentarle...

Pasé nuevamente por el centro de salud de mi población (ya me conocían todas las enfermeras de pediatría) y planteé mis dudas... mis pechos ya no estaban tan duros, no se llenaban tanto... comenzaba a sobrarme sujetador, me quedaba holgado... "¡¡¡Dios mío!!!, ¿qué voy a hacer?, cuánto toman los bebés con este tiempo?"... la respuesta de la enfermera fue que el siguiente paso sería tomar X de biberón y esa cifra martilleaba mi cabeza, ¿cómo iba a ser capaz de "fabricar" todos esos mililítros?, y ¿tenía que aguantar además X horas, hasta la siguiente toma?... no era así, mi hijo era una máquina de mamar, en duración y en volver a pedir... No pude con ello... y tampoco encontré la información y ayuda que hubiera precisado en aquel momento... las enfermeras, al parecer no daban para más, la matrona había "pasado de mí" totalmente, nadie fue capaz de derivarme a un Grupo de Apoyo a la Lactancia (ya que no sabían o no quería ayudarme, nada más fácil que haberme dado datos de alguno cercano)... aquéllo fue lo que acabó con mi lactancia, con nuestra lactancia...

Nadie me dijo que es normal que los pechos estén menos llenos, que es normal que no se produzcan esas grandes subidas del inicio, que un pecho aparentemente flácido puede dar leche para dar, vender y regalar...; tantos miedos a no tener leche y cuando me tomé la medicación, que supuestamente la cortaba sin problema, tuve que estar sacándome leche hasta semana y media después e ir a urgencias por el gran dolor que tenía (allí fue donde me dijeron que, aunque no era lo aconsejable, me siguiera sacando leche porque de lo contrario acabaría mínimo con una mastitis).

Lloré en casa más de lo que lo había hecho hasta el momento, lloré en la consulta y en mi cabeza sólo martilleaba la misma frase "no sería capaz de alimentar a mi hijo".... no importaba todo lo que yo había pasado o me quedara por pasar, pero no podía permitir que algo le ocurriera a mi hijo...

Todo ya quedó muy atrás y vino a ayudarme el conocer los Portabebés para curar un poco mi alma, para establecer un preciosísimo vínculo con nuestro Cucolinet, para cambiar muchas cosas en torno a la crianza y ser todos más felices, pero siempre tendré esa espinita clavada en mi corazón...

Aquí dejo la entrevista que se puede encontrar en este enlace:


La lactancia tiene un alto índice de fracaso en nuestra sociedad y las claves están en la desinformación y en muchos mitos que han pasado de las que ahora son las abuelas de los bebés a las madres

Las cosas que nunca debes decir a una madre que da el pecho (o el biberón)
Hay muchos temas polémicos en la maternidad pero el que quizás genere más debate es el referido a la crianza del bebé. Las mujeres, como mamíferas que somos, siempre hemos amamantado a nuestros hijos (o alguna mujer lo hacía por nosotras). Fue a partir de los años sesenta con la llegada de la «liberalización» de la mujer que se confundieron muchos conceptos y se trasmitió a estas que no dar la teta era un síntoma más de libertad junto con su incorporación al trabajo y la llegada de la planificación familiar. La consecuencia más inmediata es que, de manera progresiva, pediatras y madres comenzaron a no dar el pecho y muchos personas nacidas a finales de los sesenta y setenta, e incluso ochenta, se criaron sólo con biberón. Desde hace ya más de una década las cosas han vuelto a su forma más natural, es decir, el pecho y muchos expertos se dedican a fomentar de nuevo lo que es la mejor alimentación para el bebé, teoría avalada por la OMS.
Si uno se para a pensar en cómo funciona la lactancia materna se da cuenta cuán perfecto es el cuerpo humano. No existe ninguna fisura en esta alimentación salvo, claro está, que la madre esté gravemente enferma. Es más, a nadie se le escapa que incluso muchas mujeres del tercer mundo que viven en condiciones paupérrimas en la pobreza más absoluta, incluso ellas ofrecen lactancia materna.
A pesar de la perfección del mecanismo la lactancia tiene un alto índice de fracaso en nuestra sociedad y las claves están en la desinformación y en muchos mitos que han pasado de las que ahora son las abuelas de los bebés a las madres. Hemos querido hablar con una experta en alimentación infantil, Pilar Martínez, asesora de lactancia y autora de los libros «Los 5 Pasos para Tener Éxito en tu Lactancia Materna» y «Destetar sin lágrimas», y madre de dos hijas. También tiene un blog,Maternidad Continuum para ayudar a las mamás que se hayan sentido tan abrumadas como ella cuando me convertí en madre.
Pilar cree que «cuando una mujer se convierte en madre también se convierte en el blanco de las opiniones ajenas». Da igual si conoce o no a la persona, si es de su familia o si es su amigo del alma, cualquier persona cree que «debe» ayudar a la mamá reciente con su opinión y a veces puede llegar a ser bastante «agobiante». Si además la mamá decide dar el pecho, la cantidad e intensidad de las opiniones llegan a límites insospechados, porque la lactancia materna está plagada de mitos completamente erróneos que van pasando de generación en generación.
Además, añade, «las mamás de ahora son hijas de las mamás de hace treinta años y las mamás de hace treinta años, por norma general, alimentaban a sus hijos con biberón», por lo que sus conocimientos de lactancia materna no tienen por qué ser acertados (ya que nunca los han necesitado realmente).
Lo cierto es que una mamá que decide dar el pecho y que toma su decisión como adulta que es, debería ser respetada y apoyada por su entorno. Y esto significa que los comentarios que se refieran a su lactancia materna, deberían ir encaminados en ese sentido. Sin embargo las mamás lactantes suelen escuchar muchísimas críticas que minan su confianza, les hacen sentir mal, les hacen dudar de su capacidad de lactar e incluso les hacen abandonar la lactancia.
Todas las madres, sin excepción, reciben cantidad de comentarios sobre cómo alimentan a su hijo, especialmente si le dan el pecho. Le preguntamos cuáles son los más comunes y cómo ayudar a desterrarlos basándonos en criterios científicos, no en lo que diga la abuela. Estos son los más comunes (y erróneos):
¿Otra vez quiere comer? Pero si acaba de hacerlo. O su variante menos respetuosa: ¡Este bebé está todo el día en la teta!
Los bebés tienen el estómago muy pequeño y lo normal es que coman muy a menudo. Además la leche materna se digiere muy bien por lo que esperar que un bebé recién nacido o de pocos meses, tarde tres o cuatro horas en pedir pecho es una utopía. Además, la producción de leche materna se basa en la succión. Cuanta más succión, más producción, así que lo mejor y más conveniente es que el bebé sea amamantado cuando lo pida (a demanda), ya sea cada tres horas o cada media hora.
Yo creo que se queda con hambre porque tu leche no es buena(o no le alimenta o no tienes leche...)
No es posible que una mamá tenga una leche que no alimente. La leche materna es el alimento óptimo para los bebés, nada puede igualarla (y mucho menos superarla). La calidad de la leche materna sólo podría estar en riesgo si la madre tuviera grandes problemas de desnutrición, así que esta afirmación no tiene ninguna base. Pueden ocurrir muchas cosas, pero que la leche no sea buena no es una de ellas.
¿Para qué te complicas tanto teniendo biberones?
La lactancia materna es una de las cosas más tiernas y preciosas que existen, pero también puede ser agotadora a veces. Si una mamá se queja porque está cansada, es mejor ofrecerle ayuda con la casa, con los hermanos mayores, con la comida...pero no es una buena idea cuestionar su lactancia.
Dar el pecho o no, es una decisión que debe tomar la madre y el entorno debería entenderlo respetando su decisión y apoyarla decida lo que decida. No debemos olvidar que estamos hablando de una mujer adulta que es madre.
A este niño hay que ponerle horarios
La lactancia materna (y la lactancia con biberón también) se debe ofrecer a demanda. No tiene ningún sentido poner horarios a un bebé que no distingue el día de la noche. La alimentación a demanda asegura una buena producción de leche materna y una buena autorregulación alimentaria del bebé (previniendo muchos problemas alimentarios en el futuro).
Si le das un biberón tampoco va a pasar nada
Sigo recordando que estamos hablando con una mujer adulta que ha tomado su decisión de amamantar. No es necesario ponerla en duda cada vez que surge alguna dificultad.
Así que si la mamá tiene algún problema al dar el pecho o necesita ayuda, lo mejor es ofrecérsela, no presionarla para que tire la toalla a la primera de cambio.
Habrá mamás a las que no les importe dar un biberón de vez en cuando, pero hay otras que no quieren hacerlo y que lo consideran como un fracaso de su lactancia, así que es mejor no recomendarlo.
A mis hijos los crié con biberón y mira qué fuertes están. O su variante: Con el biberón se crían igual
Perfecto, cada madre elige el tipo de crianza que quiere seguir con sus hijos. La mamá que eligió el biberón lo hizo según su opinión y la mamá que decide amamantar lo hace según la suya, ambas igual de respetables. En realidad casi todo vuelve al mismo punto: apoyo y respeto por la decisión de la madre.
Si le das biberón dormirá más por las noches
Hay bebés que se despiertan mucho con el pecho y hay bebés que se despiertan mucho con el biberón. Aunque es cierto que la leche de fórmula cuesta más de digerir y puede hacer que el bebé tarde más en despertarse, la mamá debe saber que si elimina las tomas nocturnas del bebé, tendrá menos producción de leche materna por el día.
Es decir, que puede que con este consejo estemos poniendo en peligro la lactancia y además no consigamos dormir más.
Si le quitas la teta, el papá podrá participar más en la crianza del bebé
Un bebé necesita muchísimos cuidados. El papá puede participar en la crianza con muchísimas otras cosas: bañar al bebé, vestirlo, cambiarle el pañal, sacarlo de paseo, dormirlo, hacerle un masaje, cantarle una nana, jugar con él, leer un cuento...
No sé por qué se da este consejo porque no tiene mucho sentido. Lo ideal es que el papá participe en la crianza del bebé y puede hacerlo en todo, excepto en darle el pecho.
¿Cuándo dejará de tomar teta?
A muchas mujeres les molesta mucho que les hagan esta pregunta. Muchas me comentan «Acaba de empezar a tomar pecho y parece que todos quieren que lo deje ya» porque es la típica pregunta que le hacen a las mamás lactantes casi desde el hospital.
Algunas mamás tienen decidido cuánto tiempo quieren amamantar, otras no y otras van cambiando sus planes conforme el bebé crece, así que, ¿qué más da cuando dejará el pecho? ¿Por qué preguntarle sobre esto? ¿Realmente nos importa la respuesta o es sólo por romper el silencio?
Si no se nos ocurre nada que decir, mejor comentemos lo guapo que es el bebé y ya está.
Por otra parte, aunque mucha gente lo desconoce la OMS y la Asociación Española de Pediatría recomiendan dar el pecho de manera exclusiva durante los seis primeros meses de vida y junto con otros alimentos al menos hasta los dos primeros años y una vez pasado este tiempo, hasta que la mamá y el bebé lo decidan.
Osea, que aunque nos pueda extrañar ver a un bebé de más de un año siendo amamantado, lo cierto es que es lo normal y lo recomendado por todos los organismos oficiales.
La lactancia materna es muy esclava y no te deja hacer nada...
Depende de para quién. Hay personas que consideran que dar el pecho te ata demasiado, sin embargo muchas mujeres piensan que es mucho más cómodo tener la leche preparada y esterilizada en cualquier parte que tener que cargar con bolsa, biberones, esterilizador, leche, agua...
En mi opinión la lactancia materna te deja hacer todo igual que la artificial, pero lavando menos biberones.
Conclusión
Las críticas gratuitas casi siempre son molestas, pero en el caso de las mamás lactantes pueden llegar a ser muy desestabilizadoras porque en el periodo de puerperio (que según algunos autores puede durar dos años) las hormonas están bastante alteradas y ocurren grandes cambios a nivel físico y emocional, lo que impide que la madre pueda recibir las críticas de manera “constructiva” y responder ante ellas con su nivel de raciocinio habitual. Todo esto, suponiendo que las críticas vienen con buena intención...
Así que si conocéis a alguna mamá que ha decidido amamantar a su hijo y no sabéis qué decir al respecto, mejor no digáis nada.

18 comentarios:

  1. Hay desinformación y desconocimiento respecto a la lactancia hasta en los pediatras. Yo gracias al libro de Carlos González ignoré al pediatra y seguí con la lactancia. Desgraciadamente muchas madres depositan su confianza en médicos que desconocen cómo funciona el tema...
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues un aplauso muy grande para tí Marián, por hacer escuchado tus instintos, por haber leído el libro y haber continuado. Ojalá realmente se formaran e informaran y si no están por la labor o no pueden, nada más fácil que informar sobre Grupos de Lactancia.

      Muchos Besotes!!!.

      Eliminar
  2. Ay mi niña, cuanto me duele lo que pasaste entonces. ojalá pudiéramos dar marcha atrás verdad?
    Muchas gracias por este post, el artículo que compartes en el también lo compartí yo en face, pero ahora con tu testimonio tiene aún más valor
    Muchas gracias por todas esas mamis que como tu tuvieron esas dudas y temores, quizás lleguen a este rinconcito y tu experiencia les ayude a salir adelante
    Un beso preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, todas tenemos nuestras historias y lo pasamos mal en algún momento... ésta es la mía, pero super resumida y faltando alguna cosa. Me apeno y enfado cuando lo recuerdo porque yo quería darle pecho hasta que él quisiera y fíjate... no encontré ningún tipo de ayuda, ni de información, ni nada de nada en ningún momento.... a pesar de eso lo intenté y creo superé muchas cosas, pero pudo conmigo el pensamiento de que dejaba de tener leche y mi hijo pasaría hambre y como encima las tomas eran laaaaaargas y muy repetidas, pues era un sin vivir continuamente llorando porque no podía alimentarle lo suficiente... en fin....

      Gracias y Besotes!!!.

      Eliminar
  3. Gracias por compartir tu experiencia con nosotras.
    Supongo que siempre hay cosas que, con lo que sabemos ahora, haríamos de otra forma. Lo mejor sin duda es tu propio aprendizaje y el haber podido establecer ese vínculo tan fuerte con tu hijo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si Maribel, doy gracias todos los días a haber conocido los portabebés y haberme adentrado tanto en este mundo que nos cambiaron la existencia como de la noche al día. También me consuela saber que ayudé a alguna que otra mamá y bebé a tener una mejor lactancia gracias a ellos y a crear un vínculo muy especial.

      Besotes!!!.

      Eliminar
  4. Me da mucha rabia que pasen estas cosas. Muchas veces, por desgracia quien nos tiene que ayudar no lo hace (al contrario) y aprendemos a toro pasado.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Carol... se aprende de todo, pero esto... es demasiado duro, por lo menos para mí. Ojalá siempre encontráramos gente que estuviera debidamente formada e interesada en ayudar.

      Gracias y Besotes!!!.

      Eliminar
  5. hola. Acabo de conocer tu blog. Siento mucho lo de tu lactancia. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Adormir!. Gracias por tus palabras!!!.

      Besotes!!!.

      Eliminar
  6. Es un artículo fantástico. El problema que yo veo en la gente de mi alrededor es que si no tienen verdaderas ganas de acceder a información válida se quedan con todos esos tópicos.
    Gracias por compartir. Y aunque tu lactancia no fuera exitosa, supiste crear un vínculo maravilloso con tu hijo.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Mo, hay veces que les da lo mismo que les digas, les cuentes... se quedan en la superficie y realmente no les interesa saber más, ir más allá... podría ser el caso de "mi matrona", por ejemplo, y me da tantísima rabia... porque encima está ahí por supuesta vocación, en fin... Doy gracias por haber conocido los portabebés y haber sido, de alguna forma, nuestra tabla de salvación.

      Muchos Besotes!!!.

      Eliminar
  7. Ay preciosa! Ya sabes lo identificada que me siento con la historia de tu lactancia. Es una pena lo que puede hacernos la falta de información y, sobre todo, la falta de ayuda. Afortunadamente los portabebés nos han ayudado a aliviar nuestras heridas. Ojalá que todas las madres del mundo que quisieran dar el pecho pudiesen hacerlo y tuviesen cerca la ayuda y el apoyo necesarios.
    Un besazo enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Yo misma... por lo menos tú te has podido resarcir algo con A. pero sé que nuestras historias son muy paralelas y que el sufrimiento quedó ahí, como un clavo que se clava en una puerta y cuando lo quitas, ya no puedes hacer desaparecer el agujero que dejó el mismo.... El personal sanitario debería estar debidamente formado. Es curioso encontrar manuales de relactación para estos profesionales donde indican que tienen que estar todos al tanto e informar y apoyar a las madres, para que después no sea así :_(. Me alegro muuucho de que sigas disfrutando de una maravillosa lactancia con A. =D.

      Un fortísimo Abrazo y muuuchos Besotes!!!.

      Eliminar
  8. Por desgracia, hay mucha gente a la que le gusta opinar sin saber, o que opina según sus creencias sin tener en cuenta que hay otras formas de pensar y actuar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Moisés!. No sabes cuantísimo me guste que opine un hombre por aquí y más sobre estas cosas, porque, aunque siempre estáis, para la crianza o más bien, para opinar de ella, es más normal que dejéis a la mujer y vosotros os quedéis en segundo plano... eso si, siempre pendientes después de lo que haya pasado. Te felicito por estar aquí y por tu blog de padre!!!. Y tienes razón, como opinar es gratis, la gente lo suele hacer sin saber, sin informarse y sin importarles la mayoría de la veces. Hay que ser prudentes y respetuosos, lo mismo que queramos para nosotros deberíamos hacerlo para con los demás.

      Gracias y Besotes!!!.

      Eliminar
  9. <Te felicito por tu post. Yo soy una madre frustrada por falta de informacion y apoyo profesional, no di de lactar, ojala esto no le pasara a nadie mas, solo se lograra siempre y cuando difundamos informacion...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo perfectamente... Ojalá nos informarás más o bien nos derivaran a grupos que puedan ayudarnos y también, ojalá la gente no opinara tanto. De todas formas, recuerda que aunque no hayas tenido antes lo que hubieras deseado, siempre podemos hacer en nuestro presente ;^D.

      Besotes!!!.

      Eliminar

¡Gracias por pasarte!. ¡Gracias por tus palabras! :).

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...